Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.
[mc4wp_form id="4890"]
Zapisz Zapisz

¿les pasa?

Posted on 0 0

“¿Les pasa que, a veces, aunque todo esté bien, y el gato esté bien, y los padres estén bien, y los hermanos estén bien, y los primos y los tíos estén bien, y los hijos estén bien, y el trabajo esté bien, y los árboles del patio estén bien, y el jardín esté bien, y las macetas estén bien, y la comida esté bien y las ganas de cocinar estén bien, y los libros estén bien, y los poemas estén bien, y el sol que entra por las ventanas esté bien, y las plantas del balcón estén bien, y los pisos estén bien, y los amigos estén bien, y los bares estén bien, y el vino esté bien, y las calles y las cosas que hay en las calles estén bien, y los vecinos estén bien, y el barrio esté bien, y la ropa —prolijamente colgada en los placares— esté bien, y las cajas con fotos viejas —prolijamente guardadas en los placares— estén bien, y el mantel esté bien, y la mesa esté bien, y las cortinas estén bien, y el clima esté bien, y el auto recién lavado esté bien, y los recuerdos estén bien, y el cuerpo esté bien, y los óvulos y el esperma y el hígado y las glándulas y los isquiones y los fémures estén bien, y las canciones estén bien, y los viajes estén bien, y las paredes estén bien, y los cuadros estén bien, y las hornallas estén bien, y las ventanas estén bien, y el agua esté bien, y el pasado que nunca termina de pasar esté bien, y los pies estén bien, y las manos estén bien, y los ojos estén bien, y las sábanas estén bien, y el pan esté bien, y el desayuno esté bien, y la cena esté bien, y el amor y el dolor estén bien, y el perro esté bien, y todo esté bien, no les pasa que a veces descubren que tienen el corazón como un pedazo de carne atravesado por un anzuelo, la garganta llena de piedras, la vida pegajosa como lana húmeda, y se encuentran sin nada que querer, ni que decir, ni que esperar: sin nada? A mí me pasó. El otro día. Era jueves. Eran las cinco de la tarde”.

– Leila Guerriero –

    nos oirán reír.

    La gente con esa facilidad de culpabilizar hacia afuera y yo con esta horrible manía de hacerlo hacia adentro. Sentirse pequeñita es darle demasiada ventaja al invierno, y aun así, a veces, cuesta.

    Son sus reglas, sus listones y mis hostias. Nos obligaron a ser perfectas, como si ese fuese un sitio habitable. Como si respirar fuera posible con tantos títulos, metas y medidas. Pararemos y bailaremos. Nos oirán reír. Pronto. 💜

    la patata ♡

    Siempre me pareció sorprendente la gente que hace lo contrario de lo que siente. Corriendo convencidos de que allá a donde van, la patata va a hacerles más caso. Pobres ilusos, orgullosos ellos sin saber que tendrán que andar doble camino de vuelta si quieren llegar a tiempo al baile.

    Most popular posts
    un poco más mía.

      Tengo una casa mágica. Tiene un ...

    la patata ♡

    Siempre me pareció sorprendente la gente ...

    nos oirán reír.

    La gente con esa facilidad de ...

    Podcast Red en verso | Radio 5.

    Escuchar podcast aquí