Date de alta en la newsletter y te escribiré cuando esté aburrida o tenga algo interesante que contar. O las dos cosas. O si tengo insomnio. O si hay eventos. O si creo una lista nueva de spotify. O si encuentro la forma de salvar el mundo. O si no tengo a nadie con quien ir a un concierto. O si...

Zapisz Zapisz

y menos mal.

 

Hoy he madrugado. Y llamo madrugar a cualquier cosa que implique despertador. He desayunado. Dos veces. Me han abrazado. Tres. He ido en el metro sin mirar el móvil. He observado gente y me han sonreído un montón. Hoy estaba Madrid de buen humor. He vuelto por fin a sus tejados, hay una vida distinta ahí arriba. Luego, a esa cafetería en la que me llaman por mi nombre y me tienen pillado el punto del café. He leído las noticias. Mujeres acosadas, otra vez. Asesinadas, otra vez. Ignoradas, otra vez. Un mar lleno de gente con miedo. Gente muerta de miedo. Unas fronteras de mierda, unos líderes de mierda, unos principios de mierda. Lo de siempre, vamos.
Por ahora.
Más tarde, he salido de un par de charcos en los que me había metido, he esquivado otro y hay uno en el que estoy deseando saltar. Comer, he comido mal. Cenar, tiene pinta que también. He pasado la tarde en el patio con todos los gatos del barrio y he conseguido controlar las ganas de escribir a. No debería, lo sé.
Ahora son las once de la noche, estoy oyendo a Sabina sentada en un cojín en el suelo y no he hecho nada de lo que tenía pensado para hoy. Y menos mal.

Foto:@germanspaceman

Most popular posts
nos oirán reír.

La gente con esa facilidad de ...

un poco más mía.

  Tengo una casa mágica. Tiene un ...

03

Posted on
cuando no te lo esperas.

Cuando no te lo esperas. Ese es el momento perfecto. #PrimeroDePoeta

y si alguien te enamora, cuídalo.

Vive, joder. Vive. Y si algo no ...