Los 212 libros que me habéis recomendado

Como últimamente mis días consisten en escribir, leer, comer y dormir, os pedí por instagram que me hicierais recomendaciones de libros. Mucha gente me dijo que compartiera la lista y, gracias a mi padre que se ha currado pasar a limpio uno por uno, aquí la tenéis. ¡Gracias a todo el mundo! Si queréis añadir alguno, lo podéis dejar en comentarios.

 

  1. La mujer en la ventana A.J.Finn
  2. Hijos del ancho mundo Abraham Verghese 
  3. El sueño de un lenguaje común Adrienne Rich 
  4. Justo antes de la felicidad Agnes Ledig 
  5. La mala hierba Agustín Martínez 
  6. Cadáver exquisito Agustina Bazterrica 
  7. El mundo amarillo Albert Espinosa 
  8. El tiempo que nos une Alejandro Palomas 
  9. Un hijo Alejandro Palomas 
  10. Un perro Alejandro Palomas 
  11. Una madre Alejandro Palomas 
  12. Seda Alessandro Baricco 
  13. Océano mar Alessandro Barrico 
  14. Pupila de águila Alfredo Gómez Cerdá 
  15. El chico que dibujaba constelaciones Alice Kellen 
  16. El color púrpura Alice Walker 
  17. Hombres desnudos Alicia Giménez Barteltt 
  18. Hermano de hielo Alicia Koph 
  19. El corazón helado Almudena Grandes 
  20. Las tres bodas de Manolita Almudena Grandes 
  21. Los aires difíciles Almudena Grandes 
  22. Las edades de Lulú Almudena Grandes 
  23. Cuando nos volvamos a encontrar Andrea Rodríguez 
  24. Los tejedores de cabellos Andreas Eschbach
  25. El penútimo sueño Ángela Becerra 
  26. Un largo silencio Ángeles Caso 
  27. Tú no eres como otras madres Angelika Schrobsdorff 
  28. Listas, guapas, limpias Anna Pacheco 
  29. La biblioteca de Auschwitz Antonio G. Iturbe 
  30. Una princesa en Bersin Arthur R.G. Solmssen 
  31. El bosque de los zorros Arto Paasilinna 
  32. Amor y asco Bebi Fernández
  33. Hielo negro Becca Fitzpatrick 
  34. No sin mi hija Betty Mahmoody y William Hoffer 
  35. La espuma de los días Boris Vian 
  36. Muchas vidas, muchos maestros Brian Weiss 
  37. Como ser mujer Caitlin Moran 
  38. Nada Carmen Laforet 
  39. Nubosidad variable Carmen Martín Gaite 
  40. Todos lo días son nuestros Catalina Aguilar 
  41. David Copperfield Charles Dickens 
  42. Grandes esperanzas Charles Dickens 
  43. El nenúfar y la araña Claire Legendre 
  44. El pájaro espino Colleen McCullough 
  45. Los pies del silencio Cote Terre 
  46. Pan de limón con semillas de amapola Cristina Campos 
  47. cualquiera de Cristina Redondo 
  48. cualquiera de Dan Brown 
  49. La isla de Alice Daniel Sánchez Arévalo 
  50. Felipón David Muñoz Mateos 
  51. Cuatro amigos David Trueba 
  52. Tierra de campos David Trueba 
  53. La cara norte del corazón Dolores Redondo 
  54. Todo esto te daré Dolores Redondo 
  55. La voz dormida Dulce Chacón 
  56. El asomobroso viaje de Pomponio Flato Eduardo Mendoza 
  57. Formas de estar Edurne Portela 
  58. Los círculos del alma Elena Fuentes Moreno 
  59. Vozdevieja Elisa Victoria 
  60. Fuimos canciones Elisabet Benavent 
  61. Toda la verdad de mis mentiras Elisabet Benavent 
  62. Martina con vistas al mar Elisabet Benavent 
  63. El regalo Eloy Moreno
  64. Lo que encontré bajo el sofá Eloy Moreno 
  65. El bolígrafo de gel verde Eloy Moreno 
  66. Dias sin ti Elvira Sastre 
  67. Memoria por correspondencia Emma Reyes 
  68. Bartleby y compañía Enrique Vila Matas 
  69. La ciudad blanca Eva García Sáenz de Urturi 
  70. Tomates verdes fritos Fannie Flagg 
  71. Sueños en el umbral Fátima Menrnissi 
  72. Patria Fernando Aramburu 
  73. El desencuentro Fernando Schwartz 
  74. Haru Flavia Company 
  75. Tendrá el olor de las cosas nuevas Francesco Vecchi 
  76. Amor redentor Francine Rivers 
  77. Cien años de soledad Gabriel García Márquez 
  78. Del amor y otros demonios Gabriel García Márquez 
  79. El amor en los tiempos del cólera Gabriel García Márquez 
  80. 1984 George Orwell 
  81. Sharp objects Gillian Flynn 
  82. La mujer habitada Gioconda Belli 
  83. Waslala Gioconda Belli 
  84. La biblioteca de los muertos (Trilogía) Glenn Cooper 
  85. cualquiera de Haruki Murakami 
  86. Kafka en la orilla Haruki Murakami 
  87. Sputnik, mi amor Haruki Murakami 
  88. Siddhartha Herman Hess 
  89. Pintor de almas Ildefonso Falcones 
  90. La catedral del mar Ildefonso Falcones 
  91. Feliz final Isaac Rosa 
  92. La casa de los espíritus Isabel Allende 
  93. La suma de los días Isabel Allende 
  94. El guardián entre el centeno J.D. Salinger 
  95. cualquiera de Javier Castillo 
  96. Abolición de la pena de muerte Javier Gallego 
  97. La chica de las mariposas Javier Martínez Bañuls 
  98. El oso caverarios (la saga) Jean Marie Auel 
  99. La verdad sobre le caso Harry Quebert Joël Dicker 
  100. Stoner John Edward Williams 
  101. El psicoanalista John Katzenbach 
  102. La conjura de los necios John Kennedy Toole 
  103. Ninguna guerra se parece a otra Jon Sistiaga 
  104. La justicia de los errantes Jorge Díaz Cortés 
  105. El arte de pensar José Carlos Ruiz 
  106. La sonrisa etrusca José Luis Sampedro 
  107. La vieja sirena José Luis Sampedro 
  108. Un amor de madre José María Iglesias 
  109. Candela Juan del Val 
  110. El paciente Juan Gómez-Jurado 
  111. Loba negra Juan Gómez-Jurado 
  112. Reina roja Juan Gómez-Jurado 
  113. cualquiera de Julia Navarro 
  114. Dime quién soy Julia Navarro 
  115. Dispara, yo ya estoy muerto Julia Navarro 
  116. Rayuela Julio Cortazar 
  117. El despertar Kate Chopin 
  118. El cumpleaños secreto Kate Morton 
  119. El jardín olvidado Kate Morton 
  120. El ocho Katherine Neville 
  121. Las madres no Katixa Agirre 
  122. Y las montañas hablaron Khaled Hosseini 
  123. Mil soles espléndidos Khaled Hosseini 
  124. La trenza Laetitia Colombani 
  125. Qué vas a hacer con el resto de tu vida Laura Ferrero
  126. Memorias de Idhún (la saga) Laura Gallego García 
  127. El hombre que amaba a los perros Leonardo Padura 
  128. Los magos Lew Grossman 
  129. El rastro de la canela Liliana Bodoc 
  130. La orquídea negra Lucilda Riley 
  131. Las raíces del ángel Lucinda Riley 
  132. El balcón de invierno Luis Landero 
  133. Lluvia fina Luis Landero 
  134. Cartas al rey de la cabina Luis Pescetti 
  135. La ciudad Luis Zueco 
  136. Esta boca es mía (y tuya también) Lydia Cacho 
  137. Bienvenido a casa y otras formas de decirte que te quiero Mamen Gómez 
  138. El beso de la mujer araña Manuel Puig 
  139. cualquiera de Marc Levy 
  140. El tiempo entre costuras María Dueñas 
  141. La tregua Mario Benedetti 
  142. Primavera con una esquina rota Mario Benedetti 
  143. Travesuras de la niña mala Mario Vargas Llosa 
  144. La ciudad y los perros Mario Vargas Llosa 
  145. La ladrona de libros Markus Zusak 
  146. Las voces del desierto Marlo Morgan 
  147. El cielo según Google Marta Carnicero 
  148. Aprender a hablar con las plantas Marta Orriols 
  149. Curso de vuelo para constructores de sueños Marta Ortíz 
  150. Los Lamarc (Trilogía) Marta Querol 
  151. Mientras vivimos Maruja Torres 
  152. El club de los mentirosos Mary Karr 
  153. El beso mas pequeño Mathias Malzieu 
  154. La mecánica del corazón Mathias Malzieu 
  155. El susurro de la caracola Maxim Huerta 
  156. La noche soñada Maxim Huerta 
  157. Una tienda en París Maxim Huerta 
  158. El día que el cielo se caiga Megan Maxwell 
  159. Las horas Michael Cunningham 
  160. La insoportable levedad del ser Milan Kundera 
  161. Nostalgia Mircea Cartarescu 
  162. Mártes con mi viejo profesor Mitch Albom 
  163. Olvidé decirte quiero Mónica Carrillo 
  164. La elegancia del erizo Muriel Barberi
  165. Blancanieves debe morir Nele Neuhaus 
  166. El médico Noah Gordon 
  167. Quiéreme siempre Nuria Gago 
  168. El hombre que confundió a su mujer con un sombrero Oliver Sack 
  169. Viaje a Echo Spring Olivia Laing 
  170. Esperando a mister Bojangles Olivier Bourdeaut 
  171. El retrato de Dorian Gray Oscar Wilde 
  172. Biografía del silencio Pablo d’Ors 
  173. El arbol de las cerezas Paola Peretti 
  174. La soledad de los números primos Paolo Giordano 
  175. Carol (o el precio de la sal) Patricia Highsmit 
  176. Si salieras a vivir Patricia Ramírez 
  177. El nombre del viento Patrick Rothfuss 
  178. El palacio de la luna Paul Auste 
  179. Tengo miedo torero Pedro Lemebel 
  180. La uruguaya Pedro Mairal 
  181. El peso del mundo Peter Handke 
  182. La materia oscura (Trilogía) Phillip Pullman 
  183. El árbol de la ciencia Pío Baroja 
  184. La última lección Randy Pausch 
  185. La herencia de la rosa blanca Raquel Rodrein 
  186. La historia del rey transparente Rosa Montero 
  187. La ridícula idea de no volver a verte Rosa Montero
  188. El niño que se olvidó de dormir Rush Smith 
  189. Adivina cuanto te quiero Sam McBratney y Anita Jeram 
  190. El hambre invisible Santi Balmes 
  191. Los asquerosos Santiago Lorenzo 
  192. En el país de la nube blanca Sarah Lark 
  193. La pareja de al lado Shary Lapena 
  194. La huésped Stephenie Meyer 
  195. Esperando a Rober Capa Susana Fortes 
  196. Donde el corazón te lleve Susana Tamaro 
  197. Las voces de Chernóbil Svetlana Aleksiévich 
  198. La campana de cristas Sylvia Plath 
  199. Una educación Tara Westover 
  200. No digas que fue un sueño Terenci Moix 
  201. Soy Pilgrim Terry Hayes 
  202. Wilt Tom Sharpe 
  203. Tigres de cristal Toni Hill 
  204. Los renglones torcidos de dios Torcuato Luca de Tena
  205. Prohibido nacer Trevor Noah 
  206. Saber perder Trueba 
  207. La catadora de Hitler V. S. Alexander 
  208. Los miserables Victor Hugo 
  209. Una habitación propia Virginia Woolf 
  210. La mujer singular Vivian Gornick 
  211. Lolita Vladimir Nabokov
  212. Canto a mi mismo Walt Whitman 

La reina pez

Vega, sin ser ni siquiera consciente de ello, me ha salvado de un par de descalabros . Cuando yo comencé a escribir Primero de poeta, acababa de empezar a vivir en una casa que había tenido abandonada mucho tiempo. Llegué allí rota, triste y sin demasiada energía para empezar de cero. Durante mucho tiempo, me costó conseguir que ese rincón fuera hogar. Pasé meses con una tele, una estantería, un colchón en el suelo de mi habitación, un tocadiscos y mis vinilos. Casi cada noche, mi insomnio y yo, nos poníamos el disco de Wolverines y en ese rato me enfrentaba con algunos fantasmas y, lo que era peor, conmigo misma. Y os aseguro que en esos momentos yo no era precisamente mi mejora amiga. Así que, sin querer, ella pasó muchas horas conmigo en un sitio en el que no dejaba entrar a nadie. Me parecía un tía sensible y con mucha fuerza y ahora que la conozco, sé que lo es. En esa época, escuché muchísima música, descubrí grupos y estilos nuevos, y bailé, grité y lloré en medio de aquella casa que tenía sin amueblar. Todavía hay canciones que adoro porque me ayudaron a soltar.

La segunda vez que Vega amortiguó el golpe, de esto creo que ella ya es un poco más consciente, fue hace unos meses cuando yo perdía a una de las personas más importantes de mi vida. Apenas habíamos hablado pero, una vez, me dedicó en su concierto de Barcelona La reina pez, que es una canción llena de fuerza, y yo recuerdo que lloré mucho esa noche porque alguien había tenido ese detalle conmigo. Ni me imaginaba que poco después las cosas se pondrían peor y que ella seguiría estando pendiente de mí durante todo el proceso.

Así que sí, es increíble las vueltas que da la vida.

Fotos de Óscar Lafox

El otro día, Vega cerraba su gira en la Joy Eslava de Madrid y me invitó a recitar un poema para abrir su concierto. Fue emocionante hacerlo delante de tanta gente y fue impresionante que todo el mundo mantuviera ese silencio mientras yo leía Resulta que soy fuerte. Ella siempre presume de público y después de vivir lo del otro día os digo una cosa: no me extraña. Disfruté como una niña pequeña de los ensayos, de las pruebas de sonido, del concierto y me contagié como nadie de la banda y de los compañeros que colaboraron ese día (Eva Amaral, Andrés Suárez, Mäbu, Guadi Galego, Budiño, Laura Gómez). No sé si alguna vez volveré a salir a un escenario con una banda detrás o si volveré a recitar delante de tanta gente, pero mi alma de rockstar fue muy feliz por un rato. Gracias, querida, por ser valiente y hacerme un hueco en un día como ese. Fui muy feliz.

Solo por curiosidad, si alguien está leyendo esto, ¿tenéis canciones que os hayan salvado, acompañado u os transporten a algún momento en especial de vuestra vida?

Idiota, por donarte cada esquina de mi cuerpo. Por llevarte a conocer sus recovecos. Te hice un mapa señalando donde herir.

Vega

Libros que más regalo

Aquí os dejo algunos de los libros que, por una u otra razón, más recuerdo y más regalo. Hay muchos más que iré poniendo, pero hoy me salieron estos cuatro. Os los pongo con sus sinopsis para que sepáis de qué van. Si queréis recomendar alguno en los comentarios, os lo agradeceré mucho.

La ridícula idea de no volver a verte

Rosa Montero

“Cuando Rosa Montero leyó el maravilloso diario que Marie Curie comenzó tras la muerte de su esposo, y que se incluye al final de este libro, sintió que la historia de esa mujer fascinante que se enfrentó a su época le llenaba la cabeza de ideas y emociones.

La ridícula idea de no volver a verte nació de ese incendio de palabras, de ese vertiginoso torbellino. Al hilo de la extraordinaria trayectoria de Curie, Rosa Montero construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, entre el análisis de nuestra época y la evocación íntima. Son páginas que hablan de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la buena muerte y de la bella vida, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a disfrutar de la existencia con plenitud y con ligereza”.

El haiku de las palabras perdidas

Andrés Pascual

“aiku (俳句): poema japonés de diecisiete sílabas; destello fugaz que nos muestra la esencia de las cosas.

Nagasaki, Agosto de 1945: Kazuo, un muchacho occidental afincado en Japón, y Junko, la bella hija de una diseñadora de arreglos florales, han acordado encontrarse en una colina para sellar su amor adolescente con un haiku que esconde un secreto sobre su relación. Minutos antes de que llegue la hora de la cita, la bomba atómica convierte la ciudad en el peor de los infiernos.

Tokio, Agosto de 2010: Emilian Zäch, un arquitecto suizo, asesor de Naciones Unidas y defensor de la energía nuclear, cuya vida está desmoronándose, conoce a una galerista de arte japonesa obsesionada con encontrar al antiguo amor de un familiar”.

Seda

Alessandro Baricco

“El autor presentaba la edición italiana de este libro, que tuvo un éxito extraordinario, con estas palabras: Ésta no es una novela. Ni siquiera es un cuento. Ésta es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El lago, no se sabe. Se podría decir que es una historia de amor. Pero si solamente fuera eso, no habría valido la pena contarla. En ella están entremezclados deseos, y dolores, que no tienen un nombre exacto que los designe. Esto es algo muy antiguo. Cuando no se tiene un nombre para decir las cosas, entonces se utilizan historias. No hay mucho más que añadir. Quizá lo mejor sea aclarar que se trata de una historia decimonónica: lo justo para que nadie se espere aviones, lavadoras o psicoanalistas. No los hay. Quizá en otra ocasión”.

Sostiene Pereira

Antonio Tabucchi

“Con esta novela, una de las cumbres de la literatura de esta década, Antonio Tabucchi logró la unanimidad de la crítica, los más prestigiosos galardones y la respuesta masiva de los lectores. Lisboa, 1938. La opresiva dictadura de Salazar, el furor de la guerra civil española llamando a la puerta, al fondo el fascismo italiano. En esta Europa recorrida por el virulento fantasma de los totalitarismos, Pereira, un periodista dedicado durante toda su vida a la sección de sucesos, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un mediocre periódico, el Lisboa. Pereira tiene un sentido un tanto fúnebre de la cultura: prefiere la literatura del pasado, dedicarse a la elegía de los escritores desaparecidos, preparar necrológicas anticipadas. Necesitado de un colaborador, contacta con un joven, Monteiro Rossi, quien a pesar de haber escrito su tesis acerca de la muerte está inequívocamente comprometido con la vida. Y la intensa relación que se establece entre el viejo periodista, Monteiro y su novia Marta, cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira. En esta novela, Tabucchi ha conseguido crear un inolvidable personaje que sin duda dejará una profunda huella en el lector, Pereira. Y con la historia de este periodista, Tabucchi nos ofrece también una espléndida historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto presente”.

Resulta que soy fuerte

Creo que hay poco que explicar sobre lo que habla Resulta que soy fuerte aunque siempre es interesante saber qué es lo que descubre la gente dentro de cada poema. Hemos grabado este vídeo por las calles de Madrid y estoy feliz con el resultado. Gracias, Asier, por el día y por las ganas.

“He pasado media vida muerta de miedo
por si perdía cosas que ahora ya ni recuerdo.
He dudado tanto que —aunque acertara—
no era capaz de disfrutar.

De corteza insegura,
me creí débil, pequeña y reemplazable.
Por no pisar a nadie, nunca me atreví a bailar.

Escribo esto en orgulloso pasado complejo.
Una mañana cualquiera,
cambié las margaritas por el cara o cruz
y me abrí en canal.

Resulta que soy fuerte.
Seguramente igual que antes,
solo que ahora
sí que lo sé”.

Poema: Resulta que soy fuerte.
Libro: Tu lado del sofá (https://www.megustaleer.com/libros/tu…)
Vídeo: Asier Montaño (https://www.instagram.com/asier_montano)
Música: Iñaki Quijano
Dirección audio: Javier Portugués (https://www.portu.tv/)
Estudio de grabación: Mercader Lab (https://www.emiliomercader.com)

tu lado del sofá.

«Tu lado del sofá es una despedida.
Son los pedazos que no me atreví a rescatar del naufragio.
Es un duelo a vida contra el espejo.

Un sentirme nosotras.

Es ser casa, canción de domingo y paz.
Un cuarto creciente a medio tempo.
Es aprender a echar de menos sin que duela.
Son todas esas veces que dejé de hacer
por miedo a perder.

Tu lado del sofá es recuperar —por fin—
el metro sesenta desde el que partí».

 

Reconozco que estoy muerta de miedo. La primera vez me desnudé sin ser consciente de que iba a hacerlo. En esta ocasión sé que hay alguien al otro lado del agujerito en la pared y es increíble el vértigo que da. A veces me pregunto si no sería más fácil dejar lo que escribo escondido en el cajón de la mesilla, donde nadie pueda romperlo. Luego os leo, me acuerdo de todas las cosas flipantes que me pasan y entiendo que merece la pena el riesgo.

#TuLadoDelSofá, en noviembre, si queréis.
Ay.

os debo un baile.

“Ojalá te vieras con nuestros ojos”. Últimamente oigo mucho esa frase…y desde mis distintos mundos. Estoy tan segura de que lo dicen de verdad que hasta pica pensar que me ven andando sólo de de puntillas. Hay mucha gente orgullosa de mí, lo noto. Les debo un baile. A mi gente. Qué gente. ?

viva Makeni.

El otro día nos juntamos unos cuantos en un evento benéfico para ayudar a los proyectos geniales que Viva Makeni está preparando en Sierra Leona. Yo no sé lo que pasó ahí arriba, pero muchas gracias por hacer que pasara. Las ganas de cambiar las cosas, que se contagian. Enormes mis compañeros de velada: Mikel IzalAlberto PérezColectivo PanameraRoscoMariliaIsmael Romero y Rayden.