puñetera.

Al final, las cosas se van poniendo en su sitio…mientras otras se descolocan, claro. No debe haber espacio para todas en el lado bueno. Cuestión de balanzas, supongo. O de equilibrio. Como en ese juego en el que hay que encajar todas las bolitas en sus huecos. En el último movimiento, siempre hay alguna que se va de paseo. Puñetera.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario