tu lado del sofá.

«Tu lado del sofá es una despedida.
Son los pedazos que no me atreví a rescatar del naufragio.
Es un duelo a vida contra el espejo.

Un sentirme nosotras.

Es ser casa, canción de domingo y paz.
Un cuarto creciente a medio tempo.
Es aprender a echar de menos sin que duela.
Son todas esas veces que dejé de hacer
por miedo a perder.

Tu lado del sofá es recuperar —por fin—
el metro sesenta desde el que partí».

 

Reconozco que estoy muerta de miedo. La primera vez me desnudé sin ser consciente de que iba a hacerlo. En esta ocasión sé que hay alguien al otro lado del agujerito en la pared y es increíble el vértigo que da. A veces me pregunto si no sería más fácil dejar lo que escribo escondido en el cajón de la mesilla, donde nadie pueda romperlo. Luego os leo, me acuerdo de todas las cosas flipantes que me pasan y entiendo que merece la pena el riesgo.

#TuLadoDelSofá, en noviembre, si queréis.
Ay.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario